Inicio  · About us  · Reseñas  · Luna Literaria · In my MailBox · Contacto 

23.4.14

¿Por qué no? Aileen Diolch

La vida de Em gira alrededor de pasteles, tartas y dulces. Una vida tranquila que se trastoca cuando recibe una llamada: su hermana se casa y quiere que esté a su lado…
No conoce al novio. ¡No sabía qué tenía un novio! Pero lo peor no es eso, sino que puede reencontrarse con Saúl.
Em contará hasta tres, hasta diez… hasta cincuenta y se mentalizará de que no hay ningún problema porque ya no siente nada por el chico que le rompió el corazón en su juventud.
Lástima que Saúl no esté de acuerdo con ella…

Em es una mujer con un sueño, sacar adelante su pastelería/escuela, y devolverle al banco la cantidad que le prestó para que pudiera abrirla. Es una mujer decidida y luchadora que está dispuesta a triunfar, aunque para ello tenga que dedicarle casi por completo su vida. No obstante, una llamada inesperada pondrá su ordenado y dulce mundo patas arriba. Y se verá obligada a regresar al pueblo en el que dejó a su primer amor y sus sueños de romance eterno.
¿Por qué no? Es una historia que nos cuenta que a veces las segundas oportunidades son mejores que las primeras. Para hacerlo tenemos a Em, una mujer sin pelos en la lengua, divertida e ingeniosa, y quien nos arrancará la sonrisa con sus respuestas y sus pensamientos.
"Él se agachó y atrapó su boca de nuevo, un pequeño movimiento que hizo que su pene se adentrara más en ella.
-Respóndeme a una cosa -susurró.
Emily no podía creer que en esos momentos tuviera ganas de hablar.
-¿Quieres mantener una conversación ahora? -preguntó."
El otro protagonista, Saúl, me impactó desde el primer momento. El modo en que saluda a Em tras tantos años... Tras eso me quedé pendiente de que apareciera de nuevo, y he de confesar que no me decepcionó.
Los secundarios, también son geniales, sobre todo Oliver y lo espabilado que está, como sabe cuando tiene que escurrir el bulto (vivir con dos mujeres es lo que tiene)
Resumiendo ¿Por qué no? Es una historia divertida, y romántica con un toque sensual que pone la guinda al pastel. Perfecta para leerla de un tirón, y disfrutarla con algún cupcake a mano para estar en sintonía con Em y los dulces de Sweet.

19.4.14

El Reino, Amanda Stevens

Tras aceptar un trabajo en Asher Falls, Carolina del Sur, lo devastado que está este pueblo le llega al corazón a Amelia, así como el lamentable estado de los dos cementerios que allí se encuentran, uno de los cuales quedó hundido bajo las aguas. La pequeña ciudad, rodeada de lagos y montañas, tiene un aura de misterio innegable y la única manera de llegar a ella es a través de un ferry. Todo esto le viene de maravilla a Amelia quien, aunque
no quiera admitirlo, está huyendo de Charleston y de lo que le sucedió con el detective del que está enamorada, Devlin, un hombre acechado por sus fantasmas. Necesita volver a centrarse en su trabajo y obedecer a pies juntillas las reglas que su padre le impuso en su día para protegerse de su don: ser capaz de percibir la presencia de los espíritus.
Sin embargo, nada más poner un pie en el pueblo, se da cuenta de que hay muchos que no la quieren allí, que no quieren que restaure el cementerio, y Amelia empieza a percibir un aura de mal a su alrededor?
Ha pasado un año desde los sucesos narrados en La restauradora, Amelia ha mantenido las distancias con Devlin, y ha intentando recuperar la "normalidad" aunque normalidad no es un concepto que tenga cabida en su vida. 
La narración en El reino comienza mientras va de camino a su nuevo trabajo, la restauración de un cementerio en un pueblo de las montañas. Un pueblo que la atrae como un imán, y que la repele con la misma fuerza. El temor y la atracción la empujan a él. Ya que es oscuro y peligroso al igual que sus habitantes y su aversión por los forasteros.
Al igual que me sucedió con La restauradora, El reino me ha durado apenas un día. Es una lectura atrapante que no puedes soltar hasta que la terminas.Entre sus páginas nos encontramos con el doble misterio por lo paranormal y por lo real, la sensualidad, la lucha ancestral del bien contra el mal...
Stevens lo vuelve a hacer, te mete de lleno en la atmósfera que crea para deleitar a los sentidos, percibes los olores, pero sobre todo es tan minuciosa en el detalle que eres capaz de ver todo lo que rodea a la protagonista. Además el hecho de que esté narrado en primera persona implica más al lector en la historia de Amelia.
"Quería preguntarle por qué, de entre todos los lugares posibles, había decidido aparecer justo allí. ¿Qué quería de mí? Pero silencié las preguntas. Ya había quebrantado las normas de mi padre y había vivido en mi propia piel las terribles consecuencias, así que no estaba dispuesta a demostrarle a Freya que podía verla."
La aparición de nuevos personajes, las incógnitas que se retoman del libro anterior y las que se intuye que se resolverán en El reino consiguen que el lector sea incapaz de apartar la vista de sus páginas. Esta nueva entrega de la saga nos permite conocer mejor a Amelia y nos prepara para lo que vendrá después. 
Uno de los mayores aciertos de Stevens es la capacidad que tiene de conseguir que el lector se vea implicado en la historia, y si como dije anteriormente, a lo largo de la novela lo consigue a través de las detalladas descripciones, el hecho de que haya una narradora en primera persona que escribe en pasado también contribuye a ello, ya que le permite establecer cierta complicidad con el lector:
"Lo que pasó aquella noche fue, cuando menos, surrealista, pero no me di cuenta de ello hasta días más tarde."
Otro punto a destacar es el modo en que mantiene vivo el interés de sus lectores por personajes que no aparecen en la novela, al menos no físicamente, pero que Amelia/Stevens sabe mantener en el punto de mira del lector.
Resumiendo El reino es una lectura adictiva y fascinante. A la altura de La restauradora, la primera entrega de la serie La Reina del cementerio. El tercer título, El profeta sale a la venta en octubre de este mismo año y a mí ya me tiene impaciente. 
Sin duda, La Reina del Cementerio es una saga que hay que leer. Sí o sí.

La Restauradora

14.4.14

La sociedad Juliette, Sasha Grey

Antes de que empieces a leer este libro, dejemos las cosas claras. Quiero que hagas tres cosas por mí. Uno No te ofendas por nada de lo que leas a continuación. Dos Olvida tus inhibiciones. Tres (y muy importante). A partir de ahora, todo lo que voy a contarte debe quedar entre tú y yo. Catherine, una joven estudiante de cine con una gran inquietud sexual, descubre la existencia de un club selecto y misterioso, lugar de encuentro para hombres poderosos que anhelan explorar el lado más oscuro de sus fantasías sexuales. Pero aunque estas nuevas experiencias, que Catherine jamás había soñado en llevar a cabo, hacen que alcance momentos de intenso placer, también amenazan con destruir todo lo que es importante para ella. Deja que Sasha Grey te introduzca en una sociedad secreta donde imperan el poder y el erotismo. Donde las fantasías más osadas se hacen realidad. En la que todo es posible.
No sé si os ha pasado alguna vez de empezar un libro y no poder pasar de una página. Esto es lo que me ha ocurrido a mí con La sociedad Juliette. Para ser sincera, en un principio, me llamaba la atención este libro, más todavía cuando descubrí que se llama Juliette por uno de los personajes del Marqués de Sade, pero todo se quedó ahí. No estoy diciendo que la historia sea mala, de hecho creo que tenía mucho potencial, pero no me parece que la opción que la autora ha tomado para narrarla sea la correcta. La narración es en primera persona, todo nos lo cuenta la protagonista, pero se hace muy pesado ya que repite muchísimas palabras de forma muy seguida.

En cuanto a los diálogos, me parecen muy incoherentes en más de una ocasión, como si se sacaran contestaciones de la manga, sin que tengan que ver con el tema que estaban hablando. Puedo entender que a una alumna le atraiga su profesor, a todas nos ha pasado alguna vez, pero de ahí a que la compañera de atrás le diga que es un friki y ella le conteste preguntándole cómo sabe que le pone...Hay un trecho. 
No sé si te he convencido. Lo diré de otra forma. ¿Conoces a algún mecánico que no esté loco por los coches? ¿A algún fotógrafo que solo saque fotos cuando los focos del estudio están encendidos?¿A algún pastelero que no coma pasteles?
Bueno, pues esas personas, los Ejecutivos, no volvamos a ponernos finos, son jodedores profesionales. Te joderán y te la meterán doblada. Te joderán, te doblegará y llegarán a lo más alto. Te joderán el dinero, la libertad y el tiempo. Y seguirán jodiéndote hasta que estés a dos metros bajo tierra, n la tumba. Y luego, te joderán un poco más. 
Y hablando de los diálogos, en alguna que otra ocasión se repiten. Vuelven a tener las mismas conversaciones, coma por coma y punto por punto, por lo que todavía se te hace más pesado leerlo, porque parece que estás teniendo un deja vu de esos...También he de decir que en ocasiones parece que la autora ha tirado de San Google o Santa Wikipedia, porque las descripciones sobre la sociedad o sobre quien era Juliette parecen estar sacadas de alguna de estas páginas.

Lo reconozco, no he podido pasar de la página cincuenta, y eso que no me gusta dejar sin terminar un libro, pero me ha sido imposible. Puede que en parte sea culpa mía, porque mi tiempo es escaso, pero entre que no me gusta la forma que tiene de narrar y que hay incoherencias por todas partes no había forma humana de poder avanzar. 

Como he dicho, la historia en si no me parece mala, de hecho creo que podría haber estado mucho mejor si hubiera utilizado otra forma de escribir y se hubiera centrado en hacer diálogos realistas, pero no ha sido así. Ya escuché por ahí a varias personas que el libro no les había gustado, pero quería comprobar de primera mano cómo estaba. Y desde luego, me esperaba mucho más. 


31.3.14

Santa Valentina tiene un plan, Regina Roman


SI EL DESTINO SE HA LLEVADO A TU AMOR VERDADERO… LÍATE A FLECHAZOS CON LOS DEMÁS

La vida no había sido fácil para Adela; inseguridades, pasadita de peso, con un exmarido cubano tomádole el pelo… Hasta que conoció al guapísimo Juan, y le hizo ver lo apetecibles que resultaban sus carnes y lo bellísima que era… Sin embargo, aparentemente, el destino la ha tomado con ella y, cuando Juan desaparece sin remedio de su vida, Adela se convierte en Santa Valentina, una emparejadora profesional empeñada en que sus amigos se enamoren, lo quieran ellos o no.
Lo único que no entra en sus cálculos es cierto misterioso violinista que consigue ponerle la carne de gallina, y que se plantee si realmente solo existe una media naranja para cada uno.
Santa Valentina tiene un plan nos cuenta la historia de Adela, aquel personaje tan entrañable que conocimos en Quiérome mucho y Quiéreme si te atreves, la bilogía de Regina Roman. Está narrado en primera persona, es la propia protagonista la que nos cuenta todo lo que va pasando y eso es uno de los puntos fuertes del libro puesto que ella tiene pensamientos muy divertidos. Como todo el mundo, a veces divaga y eso queda plasmado en la narración, arrancándonos una sonrisa incluso en los momentos en los que creemos que no vamos a poder sonreír. Porque sí, porque el principio es muy duro. Acompañamos a Adela en un momento de su vida en el que le ocurre algo que no ha podido prever, algo para lo que no está preparada y que le rompe todos sus esquemas. La muerte de un ser querido. 

Los primeros capítulos son devastadores, vamos viendo como, poco a poco, Adela pasa por las distintas fases del duelo, aunque siempre en clave de comedia. Ella misma decide que el amor está prohibido para ella, que ya no es posible que vuelva a amar, pero decide hacer de Valentina y emparejar a la gente que la rodea, de ahí el título del libro. Hasta eso le sale mal, no es muy buena celestina, pero ella le pone empeño. Mucho empeño. 

Llega a su vida un músico callejero que toca siempre en la misma esquina, disfrazado de un personaje famoso, con su bombín, una espesa capa de maquillaje blanco en su cara y un bigotito. La chica se fija en él, más allá del personaje en el que se ha caracterizado y decide ayudarle sin saber que esa decisión cambiará la vida de ambos. 
A la mañana siguiente me puse un vestido amarillo, el más alegre que tenía. Mi chico me enseñó a dejar aparcados los complejos y lucir colores brillantes en la ropa a pesar de mis lorzas. Pero Juan seguía con cara de funeral. Antes de desayunar telefoneó tres veces a su santa madre y la cosa no hizo sino que empeorar. Ella prometió con solemnidad hacerle llegar el resultado de sus análisis y Juan se pasó la jornada pegado a su ordenador aguardando el correo electrónico del doctor. No solemos almorzar juntos pero ese día, en recordatorio de los tiempos de la gestoría, hicimos una excepción y nos citamos en un snack-bar, relativamente cerca de nuestros actuales puestos de trabajo.
Tenemos una suerte de personajes, pero si me tuviera que quedar con alguno, que no fueran los protagonistas, sería con Juanito o con Celia. El primero, es un perrito que Adela acoge y que le sirve de ancla para poder seguir adelante. El segundo, una mujer, su actual jefa, que le da una gran lección y que tiene un corazón, si cabe, todavía más grande.  En esta historia también nos encontramos con viejos personajes como Cayetana o Marina, que nos demostrarán que la amistad está por encima de todo, y personajes nuevos como son sus nuevas compañeras de trabajo. Todas tienen un papel en esta historia, nada ocurre sin un motivo y todas y cada una, a su manera, ayudarán a Adela a reinventarse de nuevo después de ese duro golpe por el que ha tenido que pasar. 

Y también está Noel, ese músico rodeado de misterio del que poco o nada sabe a pesar de llegar a tener una relación bastante buena entre ellos. Su pasado es un misterio y su futuro es incierto, lo único que sabe Adela es que siempre toca en la misma esquina, llueva o nieve, haga frío o haga calor. Ambos comparten más de un desayuno en el bar de Miguelón, desayunos que cada vez están más cargados de intimidad entre ellos puesto que ambos se necesitan para seguir adelante.

En definitiva, se trata de una historia con el sello de Regina, una novela en la que nos podremos reír por los comentarios y los pensamientos de Adela y que nos estremecerá en varias ocasiones. La autora sigue muy en su estilo, dejando su huella en todo el libro. Una historia fresca y divertida que nos ayudará a ver las cosas desde otro punto de vista. 

26.3.14

Sorteo Panteras

Estamos cada vez más cerca de llegar al millón de visitas, y para celebrarlo en Luna Lunera y gracias a la colaboración de Plaza & Janés hemos organizado el sorteo de dos ejemplares de Panteras.
Participar es muy fácil, los únicos requisitos que debéis cumplir son ser seguidores del blog, y tener dirección en España en la que recibir el premio y dejarnos un comentario en este post.
Como veis más fácil imposible.

Rellenáis el formulario de participación, y dentro de un mes os doy los nombres de los ganadores. 
a Rafflecopter giveaway


Y si queréis saber más sobre la novela solo tenéis que visitar su página web: Panteras y estar atentos a la próxima reseña del blog.

¡Mucha suerte!